Max Berliner (n. el 23 de octubre de 1919 en Varsovia) es un actor, autor y director de cine y teatro de origen polaco, que desarrolló toda su carrera en Argentina.

De origen judío, Berliner nació en Polonia. Al poco tiempo su familia se muda a la Argentina, cuando él tenía dos años. Su madre era costurera y su padre broncero, al llegar a Buenos Aires consiguió empleo en una fábrica de camas, y se mudaron al barrio de Once.[1]

A los cinco años de edad debuta en una obra teatral, con un parlamento en idish, en una obra de Sholem Aleijem, Inmigrantes.

Berliner pregona por la difusión de la lengua idish, interpretando en dicha lengua, y de la promoción de la cultura judía, realizando obras de teatro en castellano.

En Artea, el teatro que yo abrí en el año del ñaupa, estuvo dos años en cartel El zoo de cristal en idish. El idish tiene que ser un idioma y no un dialecto. Hay muchos que están luchando por el idish, como yo. Está bien que cuando surgió el Estado de Israel se haya impuesto el hebreo; pero no se puede eliminar el idish. Los seis millones de muertos en los campos de concentración hablaban idish.
Soy el único actor de la colectividad que vive en dos mundos. Yo hago en idish teatro universal, y en castellano temáticas judías.

Participó durante toda su vida en cine, teatro y televisión, realizando algunas interpretaciones en el extranjero (como Highlander II o Apartment Zero). Desde 1947 ejerció como profesor de teatro y música en idish en la escuela Sholem Aleijem, durante casi 60 años. Esta escuela bautizó a su salón de actos con el nombre de “Max Berliner” en reconocimiento a su trayectoria.