Connie Culp (46 años en 2009) fue la primera estadounidense en recibir un trasplante de cara, realizado en la Clínica de Cleveland en diciembre de 2008.

Ella recibió disparos por parte de su esposo Thomas G. “Tom” Culp en un fallido intento de homicidio-suicidio en septiembre de 2004 en las afueras de un bar de Hopedale, Ohio. Ella sobrevivió al ataque y su esposo fue condenado en 2005 a siete años de prisión por intento de homicidio agravado.

La bala atravesó la nariz, parte de la mandibula, los labios y los párpados de ella. Connie debió someterse a 20 intervenciones quirúrgicas antesl trasplante definitivo, el cual tuvo lugar el 10 de diciembre 2008, el cual fue liderado por la médico cirujano Maria Siemionow. El trasplante duró cerca de 22 horas para realizar el reemplazo del 80% de su rostro a cambio del de una mujer fallecida reciente.