Renée Zellweger (n. 25 de abril de 1969) es una actriz estadounidense. Es una de las pocas actrices que han ganado los cuatro premios más importantes del cine: el Óscar, el BAFTA, el Globo de Oro y el Premio del Sindicato de Actores.

Nació en Katy, Texas. Su padre, Emil Zellweger, era un ingeniero de origen suizo y su madre, de origen noruego, había sido enfermera. En la época del colegio participó en montajes teatrales organizados por los alumnos, y comenzó a interesarse por la actuación. Posteriormente estudió ciencias de la radio, cine y televisión en la Universidad de Texas, en Austin, y fue tan brillante que terminó su carrera un año antes de lo habitual. Mientras estudiaba en la universidad, Zellweger tomó unas clases de interpretación y decidió que quería convertirse en actriz.
Una vez terminados sus estudios, Zellweger quiso conseguir papeles en el cine. Consciente de que Hollywood era de momento inalcanzable, intentó actuar en películas que se rodaban en Texas. Consiguió efectivamente pequeños papeles en varias películas, como en La matanza de Texas: la nueva generación, donde compartió cartel con Matthew McConaughey, pero no fue hasta que en 1994 le ofrecieron un papel importante en Love & a.45. Su interpretación le valió el reconocimiento de la crítica y comenzó a ser conocida por el público y los profesionales del cine.
Ha estado unida sentimentalmente al actor Jim Carrey, aunque su relación no les ha llevado al matrimonio, también se la relacionó con el actor George Clooney y el músico Jack White, aunque fue el también músico Kenny Chesney con el que finalmente contrajo matrimonio, aunque a los 5 meses de matrimonio la actriz tejana pidió el divorcio alegando “fraude”. Ahora se encuentra muy enamorada del actor Bradley Cooper.
Decidió entonces trasladarse a Los Ángeles. Tras otras varias películas en papeles menores, repitió en 1996 el éxito de 1994 con The Whole Wide World. Sin embargo, su salto a la fama llegó en ese mismo año con la película Jerry Maguire, protagonizada por Tom Cruise, en la que interpretó de forma muy convincente a una contadora de la empresa en que trabaja Cruise, y que es la única que confía en él cuando él tiene que abandonar la compañía por haber hecho planteamientos que la dirección no piensa tolerar. La película fue un éxito rotundo, y Zellweger obtuvo grandes elogios de la crítica.

Zellweger se ha esmerado en caracterizar a mujeres con tenacidad encadenadas a vidas sufridas, aunque ha incursionado en el género humorístico y de la comedia demostrando versatilidad actoral.

En los años siguientes, Zellweger participó en varias películas ampliamente distribuidas, que consolidaron su fama. Actuó en Cosas que importan con Meryl Streep, y en Yo, yo mismo e Irene con Jim Carrey. Por Persiguiendo a Betty, de 2000, ganó un Globo de Oro a la mejor actriz de película cómica o musical.

Con El diario de Bridget Jones Zellweger alcanzó en 2001 un éxito de público y un reconocimiento de la crítica extraordinario en todo el mundo. Los productores habían dudado en darle el papel a ella, ya que el personaje es inglés y Zellweger habla con un acento estadounidense. Además el personaje requería estar más gorda. No obstante, ella demostró que podía modificar su acento y, con la ayuda de un profesor, consiguió al cabo de poco tiempo hablar como una inglesa y engordar unos cuantos kilos. A pesar de que en la película intervienen destacados actores, es ella la que capta por entero la atención del espectador. Por su interpretación en esta película fue nominada a un Globo de Oro y a un Oscar como mejor actriz protagonista, donde fue superada por Halle Berry en Monster’s ball.

Zellweger participó poco después en el musical Chicago ambientado en los años 20, en el papel de una mujer ansiosa de fama que acabará en prisión por matar a su amante. Fue galardonada con su segundo Globo de Oro y una segunda nominación a los premios de la Academia estadounidense, además del reconocimiento mundial hacia sus dotes de canción y baile. El Oscar lo perdió ante Nicole Kidman por Las Horas.

Su tercera nominación al Óscar fue la que le valió el premio gracias al papel de Ruby Thewes en el drama Cold Mountain, una actuación que demostró la gran versatilidad de Zellweger.

También intervino en Down With Love, dando voz a un pez en la película de animación El espantatiburones, también encarno por segunda vez a la soltera inglesa en Bridget Jones: Al borde de la razón, que le dio su cuarta nominación a los Globos de Oro y en el drama americano Cinderella Man.

En 2006, actuó en la película Miss Potter, interpretando a la escritora de cuentos infantiles Beatrix Potter, donde actuó junto a Ewan McGregor y Emily Watson y por la que obtuvo su quinta nominación al Globo de Oro, donde perdió a favor de la veterana Meryl Streep por El diablo viste de Prada.

En 2007 prestó su voz para el personaje de una florista en Bee Movie junto a Jerry Seinfeld. En el año 2008 participó en variados proyectos cinematográficos como Ella es el partido, dirigida por George Clooney, donde interpreta a una periodista feminista dispuesta a descubrir un fraude en el fútbol, también participó en Appaloosa, un western dirigido por Ed Harris y también protagonizado por Viggo Mortensen.

En 2009 estrenó New in Town, una comedia romántica donde participa junto a Harry Connick Jr. en la que Renée encarna a Lucy Hill, una exitosa ejecutiva que de una vida de lujo en Miami pasa a adaptarse a un pequeño pueblo de Minnesota donde es enviada para supervisar a los empleados de una fábrica.

Sus próximos proyectos son Me one and Only, un road movie que protagoniza junto a Kevin Bacon, y Case 39 un thriller donde interpreta a una asistente social.